13 octubre 2006

Borges, Ramón y Bioy


Dentro de pocos días Editorial Destino publicará una obra monumental. Se trata de Borges, el diario del escritor Adolfo Bioy Casares, quien durante cuarenta años se dedicó a registrar (fielmente, según hemos de creer) opiniones, conversaciones y encuentros con su amigo, Jorge Luis Borges.
La edición constará de 1600 páginas.
En las últimas semanas, algunas publicaciones de Buenos Aires han ofrecido anticipos de esos esperados diarios (La Nación, el 24.9.06, Clarín, 19, 23, 30.9 y 7.10.06), que revelan -que confirman- la inteligencia, la pasión y, también, la íntima crueldad de Borges. Véase por ejemplo la siguiente observación sobre el novelista Eduardo Mallea, del 28 de diciembre de 1969: "Mallea tiene una notable capacidad para elegir buenos títulos. Es una lástima que se obstine en añadirles libros".
Las alusiones a Ramón Gómez de la Serna parecen numerosas. A la espera de la edición integral de estos diarios, reproducimos las siguientes:

Borges se extraña de que nadie recuerde a Gómez de la Serna ("hasta Guillermo [de Torre] tiene más realidad que él"), uno "de los escritores españoles contemporáneos que han dejado mejores paginas". 27.4.1958

Decimos que las Crónicas de Bustos Domecq y los Ismos de Ramón son el mismo libro; uno en broma, otro en serio. 29.6.1966

Afirma que la gente se acuerda de Gómez de la Serna, lo que me parece dudoso. BORGES: "Las greguerías son una suerte de pensamiento insólito e inútil, que, como diría Goethe, no servía para seguir pensando". Agrega: "Oliverio Girondo, a lo largo de una vida de relativa aplicación, apenas logró producir tres o cuatro greguerías mediocres. Tiene razón Anderson Imbert cuando lo llama 'Peter Pan de nuestras letras', porque nunca creció." 5.10.1968

No hay comentarios: